Decálogo Andalucía no se rinde

Desde Adelante Andalucía y las organizaciones y personas que lo componen, queremos abrir un debate social para reforzar y seguir construyendo un proyecto andalucista. Partimos de los siguientes principios básicos.

1 Soberanismo.

Andalucía es una nación y por tanto, tiene a derecho a auto-gobernarse de forma libre y soberana. El andalucismo es la respuesta de la clase trabajadora andaluza a una situación de subalternidad y dependencia económica, cultural y política. Es la forma política que asume la emancipación del capitalismo en nuestra tierra. Entendemos el andalucismo como un movimiento popular abierto e integrador, sin distinción de etnias, religión o procedencia.

2 Andalucismo.

El andalucismo se define como un movimiento socio-político que asume diferentes formas de lucha y de reivindicación. No se puede reducir ni a una sola organización ni a la lucha electoral: es un proceso de liberación que se da desde abajo y cuyo protagonista es el pueblo auto-organizado.

3 Derechos Humanos.

El andalucismo defiende la paz y los derechos humanos. Es profundamente solidario con los demás pueblos y busca alianzas con todos los trabajadores y trabajadoras desde una perspectiva internacionalista y anti-imperialista. El andalucismo es por naturaleza abierto: toda persona que viva y trabaje en Andalucía, venga de donde venga, tiene derecho a tener derechos.

4 Feminismo.

Nuestro feminismo, es un feminismo andaluz, que nace desde las experiencias de las mujeres andaluzas, desde sus luchas por la emancipación y la soberanía, desde los cuidados y las resistencias de nuestras genealogías. Nuestro feminismo es para las mujeres trans, para las racializadas y las migrantes, para las trabajadoras y las paradas. Un feminismo que lucha por todas las mujeres, todos los días, para conseguir todos los derechos. De igual manera, la lucha del colectivo LGBTI es primordial, por una Andalucía diversa que no deje nunca a nadie fuera, y no acepte ningún tipo de discriminación, sea del tipo que sea.

5 Memoria de luces

Nos reconocemos en el hilo rojo, verde y morado que ha desarrollado el pueblo andaluz a lo largo de su historia. Tenemos una historia propia protagonizada por la clase trabajadora y cuya actualización asumimos como tarea. Nuestra cultura mestiza, de resistencia, rebeldía y convivencia, es la base de nuestra identidad y nuestro principal activo como elemento diferenciador del pueblo andaluz frente a la globalización y homogeneización del capitalismo.

6 Ecología es Economía.

Lejos del modelo de desarrollo productivista, Andalucía tiene que situarse en la vanguardia de la revolución ecosocial, Creemos que un nuevo modelo de desarrollo no se entiende si no es guiado por criterios ecológicos, pues debemos organizar nuestra sociedad en base a la justicia y el bienestar colectivo. Uno de los pilares del cambio de modelo debe ser a través de la soberanía energética del pueblo andaluz a través de las potencialidades que a nivel de producción renovable tiene nuestra tierra en un momento en el que el futuro de los combustibles fósiles es incierto.

 
7 Agricultura sostenible.

Creemos de total actualidad la reivindicación ya histórica de una reforma agraria que permita una distribución de la riqueza en el campo más justa e igualitaria. Como base para la construcción de la Soberanía alimentaria en nuestra tierra, basada en la producción agro ecológica, en los canales cortos de comercialización y la economía social cooperativa.

 
8 Servicios Públicos.

Andalucía, siempre, pero especialmente en el siglo XXI, es una matria de cuidados, por eso defendemos unos servicios públicos fuertes que garanticen derechos, renta y cuidados a toda la población. No nos resignamos a una Andalucia en la que el beneficio empresarial o el lucro privado estén por encima del bienestar de las personas.

9 Alternativa.

Nos comprometemos a construir un andalucismo que sea la expresión política de una alternativa a la derecha y a la “izquierda” que han permitido el empobrecimiento de nuestra tierra. No participaremos en gobiernos liderados por fuerzas neoliberales, incluido el PSOE, pero nunca permitiremos que gobierne la derecha. Hasta que el pueblo andaluz tenga fuerza suficiente como para gobernarse por si mismo, combinaremos la independencia política con la vocación de llegar a acuerdos concretos que mejoren la vida de nuestra gente.

10 Democracia/República.

Somos republicanos/as y aspiramos a que Andalucía con plena soberanía (o libertad) decida libremente su estructura política estableciendo relaciones de igualdad, confederalidad y cooperación con otros pueblos. Creemos en el derecho del pueblo andaluz, como de todos los pueblos del mundo, a decidir su propio destino. Pero también creemos en una soberanía política que vertebre una soberanía económica, una soberanía cultural, una soberanía alimentaria, una soberanía energética, y todas aquellas que sean necesarias para construir una sociedad andaluza justa y equitativa. La defensa de ese derecho a ser un pueblo soberano, con plena capacidad para autogobernarse, se hace en consecuencia con lo que somos: una Nación. Creemos que Andalucía tiene derecho a dotarse de sus propias instituciones y trabajaremos por una asamblea constituyente andaluza, en donde toda la ciudadanía pueda elegir libremente su forma de vivir y organizarse.

 

Este movimiento que emprendemos es un espacio abierto a las mayorías sociales andaluzas. Consideramos y respetamos al pueblo trabajador como motor de un cambio social necesario e inaplazable, que requiere una propuesta de clase, nueva y rupturista 40 años después de que el régimen del 78 instaurara un modelo territorial desigual en el que a Andalucía le corresponde un papel dependiente y secundario.

Con este llamamiento convocamos a todos los andaluces y andaluzas, participen en Adelante Andalucía o no, a un gran debate social. Un debate en el que afrontaremos colectivamente los retos que tenemos por delante, Un debate de abajo a arriba, abierto y participativo, en el que personas y organizaciones de diferentes historias y trayectorias, nos uniremos en asambleas en cada comarca y provincia de Andalucía, para pensar juntos y juntas nuestro futuro.

Somos conscientes de que estamos en un momento decisivo: el andalucismo puede y debe convertirse en un actor político clave. Un andalucismo adaptado a la realidad del siglo XXI y que en esta tercera ola andalucista en la que estamos inmersos, quiere ser útil a nuestra gente siendo capaz de generar un debate específico andaluz.

Animamos a todas las personas a participar en este debate para construir entre todas un movimiento asambleario y popular. El momento es ahora, las oportunidades no se desperdician: nuestra tierra te necesita.

X